lunes, 1 de marzo de 2010

69.- EL CANTÓN - ALEVIA (PEÑAMELLERA BAJA)

Construida en 1.905 según pone en la puerta de entrada. No dispongo de ningún dato. Quizás no sea una casona de indianos pero por la fecha de construcción y el estilo podría pasar por una ellas. Esta situada a la entrada de Alevia detrás de la Quinta de Arriba.







11 comentarios:

  1. La casa se conoce como La Casa de Abajo, la levanta Manuel Posada Noriega en 1910 a expensas de Álvaro Díaz, emigrante a Cuba.
    Me gustaría enormemente que cuando citais mi nombre lo acompañeis de mi trabajo. Los Maestros de Obras en el Oriente de Asturias. Siglos XIX y XX. La Saga de los Posada Noriega. Supongo que los datos y algunas fotos que obtuvisteis los habeis extraido de mi artículo de la Revista Liño "Manuel Posada Noriega. Maestro de obras del Oriente de Asturias" y por tanto me gustaría que figurara esto como fuente y no sólo mi nombre puesto que parece que he dado un testimonio oral.
    Muchas gracias.
    Os saluda atentamente.
    Virginia Casielles.

    ResponderEliminar
  2. Rectifico lo que os dije ya que describí otra Quinta. Esta casa es El Cantón se levanta en 1905 y su promotor fue Ignacio Verdeja. Su efectismo y su carencia de rasgos modernistas la distancian de las de su alrededor, pero puedo aseverar que se debe a la mano del Maestro Manuel Posada.
    Siento la información del comentario anterior, esta es la acertada.
    Un saludo.
    Virginia Casielles.

    ResponderEliminar
  3. Te agradezco la información facilitada. Como puedes comprobar he modificado todas las entradas en las que te citaba, mencionando tu artículo de la revista Liño. Así mismo, en las cuatro fotos que he tomado del citado artículo he indicado de donde están tomadas. Si consideras que las debo quitar, me lo dices.El objetivo del blog lo explico en la presentación. No soy un entendido en el tema y la mayor parte de la información la encuentro en la red, he intentado comprar un par de libros sobre el tema y están agotados.

    ResponderEliminar
  4. Puedes disponer de la información y por supuesto no quiero que quites las fotos. Me parece una buena idea tu blog. Si necesitas información de alguna cosa que tengas en duda de los concejos de Ribadedeva y las dos Peñamelleras no dudes en preguntarmelo. Ese artículo sólo es una mínima parte de mi investigación, lástima que con esto de la crisis no sea un buen momento para publicar el libro.
    Muchas gracias.
    Un saludo.
    V. Casielles.

    ResponderEliminar
  5. POR SUPUESTO QUE SE TRATA DE UNA CASA INDIANA, LA CONSTRUYÓ MI BISABUELO A SU VUELTA DE CUBA A PRINCIPIOS DEL SIGLO PASADO 1905.

    ResponderEliminar
  6. Como puedes ver en el segundo comentario Virginia Casielles nos dice que el promotor de la casona fue Ignacio Verdeja. Nos podías contar la historia de tu bisabuelo para enriquecer el blog. Gracias por tu colaboración.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a V. Casielles por la información y la aclaración.
    Un saludo,
    Marisa Sebelón Posada

    ResponderEliminar
  8. Ignacio Verdeja nació en Alevia en 1858. Era hijo de Pablo Verdeja, un labrador acomodado, y tenemos constancia que en 1875 ya estaba trabajando en una tienda de telas que su pariente Enrique Verdeja tenía en la calle Mercaderes de La Habana. Cuando consiguió reunir el capital suficiente se estableció por su cuenta en Cardenas, provincia de Matanzas, donde junto con su hermano Francisco fundó un comercio de telas llamado "La Gran Vía". Permaneció en Cuba durante la guerra de independencia que siguió al Grito de Baire, en la que luchó a favor de España como capitán del Cuerpo de Voluntarios de la Isla de Cuba. Tenemos su hoja de servicios, en la que se detalla que pagó de su peculio los gastos de sostenimiento de su compañía. Terminada la guerra, traspasó el negocio a los hijos de su hermana, regresó a España con buen capital y contrajo matrimonio con su prima carnal Águeda Bardales, construyendo la casa del Cantón en 1.905 para vivir junto a su familia. La casa es idéntica a la construida en Las Barcenas (Alevia) por su hermano Francisco Verdeja unos pocos años antes, teniendo en aquel entonces todas las comodidades imaginables. En ella todavía están los planos de construcción y el presupuesto de la obra, que creo recordar que fue de 30.000 pesetas. Como buen indiano contribuyó a las obras de dotación de servicios de la localidad, entre ellas a la contrucción de la carretera, que fue inaugurada en 1.905. Tuvo 5 hijos, la cuarta de las cuales fue mi abuela Teresa. Murió en 1915 de una enfermedad de los pulmones.

    ResponderEliminar
  9. Una y mil gracias César, en la mayoría de las ocasiones me resulta imposible encontrar información en la red sobre indianos que regresaron y construyeron sus casas aquí y de no ser por sus descendientes o las personas que las habitan en la actualidad y que muy amablemente te cuentan lo que saben no podría ir avanzando. Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Todo lo que dice César es cierto, los descendientes del Verdeja aún reclaman propiedades y riquezas de Cuba... Por cierto la casa desde luego no destaca en el exterior, es sobria, recia, sin un diseño innovador, ni pretensiones artísticas, tan sólo la decoración justa. Pero lo mejor se encuentra en el interior. Yo he pasado allí varias noches, aún conserva el mobiliario de época en perfecto estado. La distribución es la siguiente: Si se accede por la entrada principal se observa un salón recibidor con un arcón de madera antiguo, (posiblemente más que la casa), a la derecha otro salón, en el que se conserva el escritorio del indiano. A la izquierda un gran comedor perfectamente amueblado conservando armarios expositores con vajillas y cuberterías, platerías etc. El recibidor comunica con el cuerpo de escaleras mediante unos portones con vitrales. Desde esta escalera se accede a un pasillo que une la cocina con el comedor y con una salida de servicio. La cocina conserva el hogar original con una gran campana de obra, además de todo el mobiliario. Desde el cuerpo de escaleras se accede a un pequeño aseo y a la despensa, encontramos otro arcón antiguo aquí. En el primer descansillo de la escalera se tiene acceso al gran baño de la casa, que aún conserva la bañera de porcelana. El piso superior se articula en torno a un salón y al cuerpo de escalera, de esta manera encontramos el dormitorio principal, Con armario, cama matrimonial, el típico mueble de aseo de época, armarios, etc, en esta planta encontramos dos salones, el central con el piano de principios de siglo y el acceso a habitaciones más humildes para miembros menores de la familia. El siguiente piso destaca por tener las ventanas a la altura del suelo, algo poco práctico pero irrelevante dado que se trataba de las estancias en las que residía el servicio, que según testimonios que he recogido de una de sus actuales propietarias, era muy numeroso antes de la guerra. Y aún falta un último piso al que se accede por una escalerilla desde un dormitorio, se trata de un desván bajo el tejado, de gran superficie y escasa altura, con unos pocos enseres polvorientos almacenados. No conozco ningún estudio realizado sobre este edificio, aunque en mi opinión, como antiguo residente de esta casa, fue realizada con mucho dinero (para la época) buscando comodidad, lujo,durabilidad, seguridad, todo ello sin ostentación, Se trataría en mi opinión de la edificación de un nuevo rico de pueblo muy alejada de la vanguardia, el arte, o nada que tenga un aire burgués. No debemos buscar la pluma de un arquitecto erudito sino los lápices y de sus constructores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón tengo un pequeño problema y confundo la derecha con la izquierda, el comedor se encuentra a la derecha, desde la entrada y el salón a la izquierda.

      Eliminar