miércoles, 13 de abril de 2011

192.- CASA MARIBONA O CHALET EL PUENTE - VILLALEGRE (AVILÉS)

El chalet está situado en la calle Santa Apolonia del barrio avilesino de Villalegre. Fue construido para José Rodríguez Maribona por el maestro de obras Arturo Fernández Cueto. De estilo pintoresquista destacaban su bella pasarela de fundición que conectaba la planta noble de la casa con la calle salvando el desnivel existente entre ambas, así como sus aleros con filigranas similares a puntillas. Esta casa guarda muchas semejanzas con el chalet La Perla de su hermano Francisco.
Los hermanos José y Francisco Rodríguez Maribona emigraron a Cuba ya que tenían familiares emigrados allí con anterioridad. Se dedicaron al negocio de la banca, teniendo también fuertes intereses en la importación de textiles, en concreto José junto con su sobrino Servando Ovies Rodríguez tuvo “El Palacio de Cristal” que de ser una modesta fábrica vendedora de telas importadas de Europa se convirtió en una sólida empresa de ropas, con una alta calidad en la confección de sábanas, pitusas y guayaberas. También se dedicó a la política siendo alcalde de Cardenas de 1.884 a 1.885. A su regreso a Avilés invirtió parte de su capital en industrias tales como La Azucarera, la Harinera Ceres y La Curtidora. El caso de la familia Maribona es muy peculiar ya que los indianos, por lo general, no participaban en negocios industriales. La azucarera de Villalegre fue uno de los complejos fabriles azucareros más pujantes de las últimas décadas del siglo XIX y de los primeros años del siglo XX, pero la fábrica tuvo una corta vida debido a los vaivenes del mercado interior español de la época. La Curtidora que tras su adquisición por los hermanos fue ampliada y modernizada pasó a llamarse Fábrica de Curtidos Maribona, pero durante la Guerra Civil fue expropiada. D. José también fue cofundador de la Banca Maribona.
En Villalegre adquirió varias fincas y propiedades, pavimentó la calle que va desde la calle del Carmen hasta las vías del tren y que desde finales del siglo XIX lleva su nombre y fue presidente del casino de Villalegre.
Murió en Avilés el 18 de abril de 1918 a los 76 años tras una larga enfermedad dejando tras de si una familia muy numerosa.











Detalles


Junto a la casa todavía se mantienen en pie las viviendas que se construyeron para los trabajadores de la incipiente industrialización de la época, son viviendas adosadas de planta y piso que corren el riesgo de desaparecer.


CASINO DE VILLALEGRE



43 comentarios:

  1. Villalegre es una mina, fué el destino de muchos indianos para levantar sus viviendas, a principios de siglo era una zona a las afueras de Avilés preciosa y muy señorial.
    En los años 60 y 70 se construyeron muchos bloques de viviendas para los trabajadores de la cercana Ensidesa y la fastidiaron bien fastidiada, se derribaron casas preciosas y otras, como el chalet de Maribona la dejaron morirse poco a poco.
    Hace 3 dias pasé por delante de esta ruina y de verdad que pensé que valia más que la derribaran de una vez que verla de esta manera. Y es curioso, justo a lado están los restos de un chalet años 50, de estilo racionalista y tambien en ruinas. Debe estar la parcela gafada o algo.
    Las casinas obreras creo que eran de la Azucarera. Ya la derribaron, sólo queda la chimenea y estas cuatro casas que me da que les quedan dos telediarios. Podian hacer como en Gijón, donde a un grupo de casa obreras (las llamadas allí "ciudadelas") las recuperaron y ahora se pueden visitar, explican su historia, cómo era la vivienda en aquel momento (finales del XIX principios del XX) y está bastante bien la cosa.
    Felicidades a la "ingeniera" del slide, lo borda.

    ResponderEliminar
  2. La finca no es que esté gafada sino que se producen incendios “accidentales”. Con respecto a la casa contigua no he encontrado nada de información, ¿no tendrás algún dato?. La ingeniera dice que lo único que borda es el punto de cruz.

    ResponderEliminar
  3. Ni tengo ni idea, siempre la recuerdo ya abandonada.Pero da la sensación de que tambien tuvo un incendio; el tejado, de cubierta plana, está hundido, aunque si lleva sin habitar, pon treinta y muchos años, con las filtraciones se va todo abajo.
    La verdad es que me llama mucho la atención, estaria bien que alguien de la zona que entrara en el blog nos dijera algo.

    ResponderEliminar
  4. La casa de al lado es el chalet de Canseco. Fue construido en los años 30 por los arquitectos Manuel del Busto padre e hijo y como bien dice Mariam es una primera aproximación al racionalismo de los años posteriores. Ahora mismo no tengo ninguna foto pero mas adelante intentaré mandarte alguna. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. David gracias por la información. La tengo fotografiada, pero no se si es de indianos. En el libro Manuel del Busto de Rosa M. Faes no la cita.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. La verdad nunca me lo habría imaginado pero hace unos meses adquirí el libro: "Cuando Avilés cosntruyó un teatro" y en el aparecen los planos de la casa y consta la autoría de Manuel del Busto padre e hijo. Seguramente sea más obra del hijo que del padre pues el estilo de Manuel del Busto padre es bastante diferente. Respecto a sus obras, cada día descubro alguna nueva asi que supongo que a M.Faes también se le escaparían algunas.

    El señor Canseco nose si era indiano o no porque no hay demasiada información.

    Se me había olvidado felicitarte por el gran trabajo y lo bien que está el blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Irene de la Fuente14 de junio de 2011, 19:14

    ¿Cuantos años puede llevar abandonada la casa Maribona?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la recuerdo abandonada desde que tengo recuerdos y tengo 70 años.

      Eliminar
  8. Más de 40 años creo que sí, pero a ver si alguien de Villalegre lee el blog y lo sabe más o menos. Yo la recuerdo siempre abandonada, y tengo 45 años, así que...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lleva en pie 174 años y 100 de ellos cerrada

      Eliminar
  9. Pues la verdad no entiendo como la pudieron abandonar, es una maravilla y como debió de ser.

    ResponderEliminar
  10. Razones puede haber miles, pero las más normales son problemas de herencia (muchos herederos para una sola propiedad), ruina económica, dispersión de la familia propietaria o que esa misma familia se extinga por la muerte de todos sus miembros. A partir de ahí, lo de siempre, las Administraciones, en la mayoria de los casos se ponen a silbar mirando al techo, la casa acaba abandonada, vandalizada y a suelo. En poquísimas excepciones se rehabilitan, bien a modo particular, bien por esas Administraciones en momentos de lucidez. Por desgracia, hoy se prefiere construir horrorosos edificios nuevos y no conservar estas maravillas. Pero claro, siempre se puede "distraer" más dinero para acabar en los bolsillos de "alguien" en proyectos "novedosos" y "singulares" que en la rehabilitación de estas casa, que siempre mueven menos pasta. Es triste, pero es la pura realidad.

    ResponderEliminar
  11. Mariam, te veo muy negativa con la Administración, pero, aparte de catalogarlas, tampoco les sobra el dinero para comprarlas, arreglarlas, darles contenido y mantenerlas. Porque aunque se conserven más o menos bien y aproveches muchas cosas, rehabiliatar bien, manteniendo los materiales originales o sustituyendo por similares, es muy caro. Sobre todo si las casas, como ocurre con la mayoría de las indianas, son muy grandes. Eso sin contar lo que valen ya sin arreglar, porque aunque ahora se venda muy poco, los precios de salida siguen siendo tan desorbitados como hace 2, 3 o 4 años, momento en que llegaron a alcanzar valores estratosféricos. Aparte de subvencionar ls rehabilitaciones, lo que a veces es posible, poco más veo yo que puedan hacer las Administraciones con tanto patrimonio en peligro de desaparición.

    ResponderEliminar
  12. Pues puede que tengas algo de razón, pero he estado moviendome por organismos relacionados con licencias, obras, rehabilitaciones, durante casi 20 años y, en fin, hay de todo, como en botica,bueno y malo, pero en bastantes ocasiones me he quedado perpleja y en otras directamente harta. Aunque puedas encontrar gente maja, la propia burocracia te engulle como en una ciénaga.
    Y en cuanto a lo que puede costar la rehabilitación de una de esas casas (que es mucho, ciertamente), te puedo asegurar que muchos edificios de "servicios múltiples" que se hacen por ahí no les va a la zaga.
    En cuanto a lo que puedan pedir los dueños, tambien te doy parte de razón,normalmente hay un porrón de herederos y todos quieren arreglar su vida gracias a la casa, pero mira, en otros paises de Europa tienen leyes de conservación del patrimonio que incluye una especie de expropiación con un justiprecio correcto cuando es imposible llegar a un acuerdo entre parte y parte. Desde luego hay que agotar el dialogo antes de llegar a una decisión tajante, pero mira, no hace mucho salió un reportaje en La Nueva España sobre el Palacio de Celles y es para echarse a llorar. Y dime de corazón si no es mejor que se gastase un dinero en recuperar una joya como esa que en mil cosas que ,no digo que no se deba gastar tambien, pero a veces parecen autenticas tomaduras de pelo. Ya sé que seria imposible recuperar todos y cada uno de los palacios, casonas, monasterios...,que hay en ruinas, pero estoy absolutamente segura que más que las que se recuperan ahora, sí.
    Pero bueno, lo importante es que las que esten en pié y con dueños responsables, sigan ahí para que las sigamos disfrutando, no te parece?
    Y no te asustes, es que yo soy así de combativa, ja,ja. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. El caso del Palacio de Celles es especialmente sangrante. Aunque la forma de gastarse el dinero público seguro qe la vemos todos de forma diferente, si que creo que el patrimonio no conservado adecuadamente debería salir a subasta o algún sistema similar, con derecho "de pernada" de las administraciones y con compromiso de actuaciones por parte de los adquirientes.

    ResponderEliminar
  14. hola,yo vivo justamente enfrente,Es muy bonita la historia d aviles y como era,fue y es villalegre..tngo bastante documentaciòn'

    ResponderEliminar
  15. Te agradecería que nos proporcionases la información que tienes sobre Villalegre. Yo he encontrado muy poca información o nada como puedes ver de Villa Sara, Villa Candita, Casa de Los Ibáñez, Casa de Culera, El chalet Canseco, etc.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. Irene de la Fuente12 de julio de 2011, 10:35

    Es una pena que el anónimo no nos cuente nada de la historia de ese barrio...

    ResponderEliminar
  17. Irene totálmente de acuerdo.Que se anime.

    ResponderEliminar
  18. Ai xq me ha dado x entrar...ai libros muy bonitos de aviles q t cuentan, de exo toi buscando "cdo aviles construyo un teatro" q uno de vosotros lo comentasteis, y no lo acabo d encontrar!!,Pues villalegre era lo mas glamour..aki veraneaba gnt..hacia dinero..se juntaban en el casino a negociar temas sobre aviles..El alcalde, los maribona, gnt cn negocios,La verdad q de los libros q han editado de aki..te cuentan muxas ancdotas sobre aviles en si, y prsta muxo.
    Sobre la casa maribona, se q el dueño era el hermano de la misma casa indiana q ta enfrente de la curtidora...ambos tenian la curtidora...en sus plantas bajas de sus residencias vivian los sirvientes..y bno aunq trajesen aki la riqueza..igual por medio d explotaciones fuera..tb hicieron muxo en nuestro barrio!!!(opinion personal) contruyeron el casino, y la iglesia d villalegre..

    ResponderEliminar
  19. Hola, estoy buscando fotos de la casa que tiraron hace unos años que era de la familia Chacón. ¿Podeís ayudarme? Estaba enfrente del Cuartel.

    ResponderEliminar
  20. David Franqueira5 de abril de 2012, 0:35

    Si puedes ser más preciso en la ubicación, por lo del cuartel no caigo, lo siento!

    ResponderEliminar
  21. No se si será posible ahora que leo lo de los Maribona que fueron a Cuba. Hace años busco a mi familia, mi bisabuelo era Eugenio Solis Maribona, de Asturias. Su mamá Ramona Maribona y su papá Eugenio Solis. Muy joven fue a Cuba y nunca más regresó a España. Es simple curiosidad saber y conocer de la familia. Vivo en México Muy bellas fotos. Son reliquias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dispongo de ningún dato, espero que alguien pueda ayudarte.
      Saludos

      Eliminar
  22. Hola, me ha encantado los relatos y textos sobre Villalegre. Entre tantos datos y comentarios sobre la parroquia, ¿alguien conoce al arquitecto que la llevó acabo?. GRACIAS

    ResponderEliminar
  23. El chalet de Joaquín Canseco estuvo habitado hasta los 70. Yo, que tengo 46 años, lo recuerdo perfectamente, con unas rosaledas impresionantes. Me parece que todavía puedo olerlas. Eran, así las llamaba mi madre, "rosas de té". Entre esas imágenes que me llegan inconexas, pero con el movimiento de lo vivido en primera persona, están las de las chicas de servicio. Entre semana salían con sus trajes de diario, en cuadritos blancos y azules y mandilitos blancos rematados en algo así como puntillas. Eso y las cofias, que me llamaban especialmente la atención. Salían atareadas a "hacer recados" que yo entonces no sabía lo que era -creo que sigo sin comprenderlo muy bien-, apresuradas, en un baile rápido, como si fueran a perderse algo. Los domingos y días de fiesta el uniforme cambiaba para convertirse en un impoluto envoltorio de terciopelo negro, delantal blanco, encajes y cofia. Un poco mas adelante, en la acera de enfrente, estaba la casa del médico, el chalé de don Rafael, todavía en pie y, si mi memoria no falla, también con servicio uniformado. En la calle José Maribona está todavía en pie y creo que habitado -no podría precisar en manos de quién- el chalé de otro canseco, Pedro, Pedro Canseco, procurador en Cortes. También allí había servicio, con caseros o guardases incluidos, que acudían prestos a abrir la puerta de la finca cuando sonaba la bocina del Dodge Dart del señor. Las puertas eran de hierro, pero no al estilo de las típicas de barrotes de las casas de los indianos de la zona, sino de chapa, con una flores, creo que calas, que hacían una especie de relieve de pétalos, tallos y hojas. Tenían dos perros. La "Niña", una galga de malas pulgas, a la que yo adoraba y que conmigo hacía la excepción, dejándome achucharla cada vez que nos encontrábamos. El otro animal se llamaba Moro, un bello animal de pelo negro, fino y corto, quizá un mastín.
    El jardín estaba flanqueado en el extremo que daba a la calle José Maribona por un muro encalado y, detrás, por unos enormes plataneros. Traspasada la puerta de las flores, se abría una especie de plazoleta, con el firme de guijo. Me parece recordar también el rumor de las piedritas al caminar y, sobre todo, cuando entraba el coche.
    Y vuelvo a la calle Santa Apolonia. Frente a la Iglesia estaba también la caso a de "los baldomeros", que luego se convirtió en mueblería (no lo recuerdo de otra cosa) y hoy en recuerdo, ya demolido. Seguramente algunos de los que me lean conocerán a una mujer que, desde hace mil quinientos años pasea Villalegre arriba y abajo. Durante lustros paseaba con una gabardina que no dejaba nunca. Se trata de alguien de esa familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una historia preciosa... yo recuero a esa mujer de pelo largo negro y ondulado. Para mi esa casa y el chalet de al lado han sido una parte importante de mis sueños oníricos, me hubiera gustado ver el interior. Aun recuero el pozo del chalet de al lado como fue desapareciendo poco a poco. Gracias por vuestras historias, me han hecho revivir una parte maravillosa de mi infancia.

      Eliminar
  24. Si seguimos camino, en el solar que hoy ocupa la confitería Grao, allí estaba el casoplón de los García, indianos también y, com habrán adivinado, porque Villalegre fue endogámica, familia del médico que antes mencionaba. Esa construcción era similar en la forma a la de José Maribona, la de puente de hierro o de las puntillas (me gusta más esa segunda denominación), aunque más pequeña. Igualmente la conocí habitada y del mismo amarillo que todavía se adivina en la mansión que, en cierto modo, abrió mi memoria.
    Más adelante, se situaba (no recuerdo el nombre de la familia) otra maravillosa casa, justo donde ahora se levanta el Yakarta. Cruzando la calle de la estación había otro chalet tipo puntillas, de color rosa (tono en el que, en mi infancia, también coloreaba La Perla, la casa del hermano de José Maribona. Por cierto, que otra de las bellezas marchitas que mencionáis, en este caso en La Magdalena, es la de Servando Ovies, primo y socio de los Maribona y uno de los s españoles que murieron en el desastre de, Titanic). Como no podía ser de otro modo, esta construcción tiene el mismo aire de familia.
    Más allá, antes del cuartel se situaba un inmueble bonito pero más austero. Si me preguntan a quien perteneció, ha ahí no llego, era un niño y mis recuerdos tienen que ver con el grado de relación que tuve con los habitantes de las casas de las que les he hablado.
    Y poco más, que enfrente de éstas están la Escuela de Amparín y la de la Marquesa de Campoameno, blanca como blanca fue siempre en mi recuerdo. Amparín me enseñó a escribir, que a leer tuvo que hacerlo mi mamá, que era disléxico, aunque entonces a eso lo llamaban tozudez y no comprendía com era capaz de poner negro sobre blanco lo que se me dictaba y, en cambio, era incapaz de verbalizarlo una vez escrito. Con ella vivían sus hermanas Sira y Marina. Quiero mencionarlas porque esto será como hacer que revivan y vivan más allá de mi memoria.
    Si nos vamos a la historia, Villalegre formó parte de la parroquia de Molleda, hasta independizarse, una vez levantada la iglesia del Sagrado Corazón, erigida gracias, también lo han adivinado, gracias a la pujanza de la colonia Indiana. Y, por hoy, basta.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Es increíble la información que nos has proporcionado en tus dos comentarios, yo he visitado Villalegre en varias ocasiones y la próxima vez que lo haga intentaré seguir el recorrido que nos has descrito.Muchas gracias aunque sigo sin saber si Joaquín Canseco fue indiano
      Saludos

      Eliminar
    2. En ambas esquinas de la Calle de la Estación, había dos chalets: Uno era de María Maribona, tia de mi madre y frente a este el de una prima, que fue mi madrina: Juana Matilde.
      Siempre me encantó la casa del puente aunque también la vi siempre sola. Para mi tenía un encanto especialísimo.

      Eliminar
  25. Que gracia me hace leer lo de la "señora con gabardina", la veo pasear desde...que tengo uso de razón y sigue paseando, pero ahora con un abrigo de capa en un color claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo 40 años y también la recuerdo desde que tengo uso de rozan ¿Cuantos años tendrá esa mujer? siempre escuche que era de la familia Maribona.

      Eliminar
  26. Muchas gracias por toda esa información, es muy agradable que la gente comparta esas anécdotas y recuerdos. Ahora me gustaría saber, ¿hasta cuando fue habitada la casa Maribona?

    ResponderEliminar
  27. La casa de José Maribona fue vendida en 1966 a una sociedad particiapda por Pedro Canseco, Joaquin Díaz y otros. Su intención fue la de urbanizar la finca y edificar en ella.

    ResponderEliminar
  28. me interesaría alguna foto del chalet que existía frente a la casa que tiraron de la familia chacon, en la calle de santa Apolonia. me parece que tenia el numero 147 de dicha calle y la finca limitaba con el bar rio actualmente en ruinas.

    ResponderEliminar
  29. Hola, que grata sorpresa entrar en esta página y recordar pasajes de mi infancia..... Yo nací en la calle de la estación, fui al colegio de Amparín y después a las monjas..... Esa señora q se menciona( la de la gabardina) se llama Yolanda y ella preparó la ermita de la Luz para mi boda.... Era una mujer buena, educada, amable y siempre dispuesta a ayudar.... Hace tiempo que no se nada de ella, nunca faltaba a su cita diaria a la Ermita. Tengo ya 53 primaveras y casi no puedo creer que haya pasado tanto tiempo... Recuerdo tantas anécdotas vividas en aquellos tiempos.... Un saludo para todos los que aún tenéis en el recuerdo la muy querida Villalegre

    ResponderEliminar
  30. saludos yo vivi en villaalegre en los años 70 en el edificio de los maestros recuerdo de esos tiempos una sala de juegos que llamaban el cojo, su nieto santi era amigo mio estaba ubicada frente a los barracones

    ResponderEliminar
  31. Si, el bar del cojo, mitad sala de juegos y mitad museo. Era pintor. Quien sabe su nombre?

    ResponderEliminar
  32. Los Canseco, en lo que sé, no eran indianos. Respecto a Yolanda la "Baldomera", o la de la Gabardina, no pertenecía a la familia Maribona y si pertenecía tenía que ser en un grado muy lejano, lo cual tampoco sería sorprendente. Una de sus tías se casó con Ramón Rojo San José, un hombre bueno, fundador de Graficas Summa, que tenía un chalet -aún en pie- en la calle Ave María, la última (o primera) calle de Villalegre, ya lindando con El Pozón. Se trata de una casa de planta baja, con un portalón en arco, conocida, en su día, como la "casa blanca", obviamente por el color de la fachada. Una de sus nietas, de Don Ramón, fue María Rojo Izquierdo, secretaria de Estado para las Autonomías en el primer gobierno de Felipe González. Don Ramón -perdonad que lo mencione, pero como hice en la entrada en la que mencioné a Amparín, es como volver a darle vida- era una persona extraordinaria, con una gran cultura, que había estado en Nueva York y, con más de 80 años, iluminaba la mirada cuando recordaba su boda en el Villalegre del Casino.
    Lamentablemente, en Avilés hemos perdido una gran oportunidad con Villalegre. ¿Imaginan que todavía estuvieran en pie todas esas magníficas casas? ¿Imaginan el paseo delicioso que podríamos haber tenido, al más puro estilo de Nueva Orleans? Seguramente, si como en 1957 se aprobó la protección para el casco antiguo se hubiera incluido en esa protección a la zona indiana, hoy tendríamos un elemento de atracción turística especialmente valioso o, cuando menos, una zona para recrearse en un paseo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices un oportunidad perdida. Muy interesante la información facilitada.

      Eliminar
  33. Soy una chica de 26 años nacida en Avilés y siempre he residido en Villalegre hasta el pasado agosto de 2014 que vine a vivir a Sevilla, ciudad que hace muchos años atrás regaló a la ciudad de Avilés las cadenas que hoy figuran en el escudo de la Villa del Adelantado, pero esa es otra historia. Respecto a la que nos concierne, la mítica historia del barrio avilesino de Villalegre (el más bonito y con más encanto para mí parecer y sentir), poco más que comentar que lo que ya habeis explicado en anteriores comentarios. En un cumpleaños me regalaron la segunda parte del libro La Historia de Avilés y, en cuanto a Villalegre resalta la época del auge de las construcciones indianas.
    He leído en algunos comentarios los posibles incendios de la casa de los Maribona y son ciertos, al menos uno de ellos lo presencié en primera persona, mientras desde el autobús ví como ardía el tejado de la casa. Días después se rumoreaba en el barrio que el incendio había sido provocado, puesto que los herederos querían deshacerse del inmueble...
    Respecto a Yolanda, la mujer que pasea por las calles del barrio en gabardina color crema (en el tiempo actual), de cabello blanco y espalda encorbada debido a su avanzada edad sigue por el barrio y es muy común verla en la iglesia o ermita, es una mujer muy culta y encantadora en todas sus conversaciones.
    Me ha hecho regresar emocionalmente a mi tierra estas imágenes y comentarios, ha sido un lujo crecer en un lugar tan bonito como Villalegre y, aunque es una pena que tantas propiedades hayan quedado en el abndono, las almas de quienes allí vivieron se sienten en sus calles.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  34. Maribona hay en el barrio de La Luz, desconozco si son descendientes o no.

    ResponderEliminar
  35. https://www.youtube.com/watch?v=1gQKd4PBNfI&t=2s

    ResponderEliminar