domingo, 30 de noviembre de 2014

310.- CASA DE LOS GARCÍA POLA - LA MADALENA DE CORROS (AVILÉS)

José Rodríguez López nació en la parroquia de La Magdalena (hoy Madalena de Corros) de Avilés, hijo de Francisco Rodríguez y Ramona López. Eran tiempos duros y al ser padres de bastantes hijos los dos hermanos mayores Manuel y José emigraron a Cuba con la esperanza de labrarse un futuro dedicándose al comercio. José parece que tenía dotes empresariales así que logró un pequeño capital que invirtió en abrir una tienda de telas en la calle Mercaderes de la Habana con el nombre comercial de “El Palacio de Cristal” rememorando “The Crystal Palace” construido en Londres para albergar La Gran Exposición Universal de 1851. El negocio consistía inicialmente en la importación de tejidos y sedas de Europa llegando en sus últimos años a fabricar sus propios productos como sábanas “Palacio”, pantalones “Comander” y guayaberas “Comodoro”. Al ir prosperando el local se les quedó pequeño y se trasladó a la calle La Muralla y finalmente en 1923 a la calle Aguiar. El Palacio de Cristal era el típico establecimiento regentado por asturianos por el que fueron pasando todo un repertorio de socios, casi todos parientes o vinculados por relaciones de antigua vecindad, desde el primer socio de apellido Álvarez hasta José y Germán González o los García Pola, pasando por José Antonio Rodríguez Fernández (1881)(en alguna fuente lo cita como hijo de D. José y que llegó a ser alcalde de Avilés en 1924) y su primo Servando Ovies Rodríguez (1876-1912)que fue una de las víctimas de la tragedia del Titanic. El Palacio cerró sus puertas en 1959.
José Rodríguez López al jubilarse regresó a Asturias y según me cuentan sus descendientes nunca se casó. Tras su fallecimiento su hermana Florentina (Flora) Rodríguez López (1845) que estaba casada con José Manuel García Pola Cueto (1837) fue su heredera. El matrimonio tuvo 8 hijos: Josefa (1872), Servando (1874), María (1875), Emilio (1877), Alicia (1879), Concepción (1881), Ramona (1883) y Francisco (1886). De la dirección del negocio se hizo cargo el hijo mayor Servando Rodríguez García Pola que era quien aportaba la mayor parte del dinero a la familia. Francisco el menor de los hijos también participo en los negocios familiares.
La casa parece ser que la aportó al matrimonio José Manuel García Pola y en ella vivió la familia. EL primero en fallecer fue D. José Manuel y años después de su viuda Dª Flora por lo que en ésta se quedaron los hijos solteros Servando, María que es la que llevaba la casa, Emilio que debido a una enfermedad infantil estaba medio paralitico y Concepción que tenía algún trastorno mental. La casa tenía a su alrededor una enorme extensión de terreno que llegaba incluso hasta los aledaños del parque de Ferrera y que en su mayoría fueron expropiados durante la dictadura franquista para la expansión de Avilés. Detrás de la casa estaba la cuadra ya que se dedicaban a la explotación ganadera, siendo de ellos también los edificios colindantes donde vivían los trabajadores. He encontrado una reseña de “La Suiza Avilesina” que era una fábrica de productos lácteos fundada en 1916 por la familia García-Pola y estaba situada en La Magdalena siendo conocida popularmente como “La Mantequera”. Dª Flora sufragó la construcción de la casa del cura así como de la “Calleja de la Viuda” que atravesaba su propiedad para que los avilesinos pudieran acercarse al cementerio sin tener que dar un gran rodeo. Tras el fallecimiento de los hijos solteros la casa se donó o mal vendió a la iglesia para ser utilizada en diversas actividades parroquiales como la catequesis. En esa época tras un arreglo del tejado la preciosa torre con cristales de colores que tenía fue suprimida.













http://www.todocoleccion.net/
 http://www.grufia.com/
Foto: www.lne.es

2 comentarios:

  1. Enamorada de tu blog, que lo descubrí cuando estuve en Asturias este verano. Enhorabuena!
    Por cierto, vi una casa en Riocaliente que no he encontrado en ninguna entrada... Ojalá le dediques una.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paula, en una próxima excursión me acerco a Riocaliente a localizar la casa.

      Eliminar