miércoles, 4 de marzo de 2015

313.- EL ENTREGUAL - RIOCALIENTE (LLANES)

José Antonio Bulnes González, como otros muchos de la época, emigró joven a México y hacia 1844 abrió un modesto comercio en el pueblo de Pichucalco, en la frontera entre los estados de Tabasco y Chiapas. Contrajo matrimonio con Andrea Zaso, hija de un rico propietario, que falleció ahogada al poco tiempo heredando él su fortuna. Como los negocios le iban bien, diez años después, llamó a sus sobrinos Antonino (1848) y Canuto Bulnes Cuanda para que le ayudaran. Además les concertó el matrimonio con Enriqueta y Felícitas, hijas del propietario portugués Manuel Tavares Silva
Canuto Bulnes se estableció como comerciante en San Juan Bautista, capital del estado de Tabasco. Al constatar la rentabilidad de la explotación de maderas preciosas como la caoba, el cedro o el palo de tinte, decidió junto a su hermano Antonino sumarse a dicho negocio. En poco tiempo los hermanos Bulnes se hicieron con una buena parte del negocio maderero. Pero fueron conscientes que si no se establecían medios adecuados para el transporte y almacenaje el negocio no crecía y por ello Canuto se ocupó del transporte y la distribución. Crearon una línea de vapores fluviales así como la Compañía de Tranvías y Transportes de Tabasco. Los negocios iban tan bien que llegaron a comprar el río Jataté y el Desierto de la Soledad. En esta época, tan buena para la familia, llega José Bulnes Villanueva a México con 21 años, era primo de los hermanos Bulnes y trabajará con ellos en la empresa maderera “Casa Bulnes”. Tuvieron problemas e incluso de tipo judicial y hasta un motín de sus trabajadores, pero Canuto fue capaz de superarlos y en 1981 creó una nueva razón social “Bulnes hermanos Sucesores” en la que entraron a formar parte José Bulnes Villanueva e Isidro Valle Bulnes. En 1892, a los 56 años, falleció Canuto y en 1895 la sociedad se disolvió transformándose en “Bulnes Hermanos Sucesores” en la que también participaba José Bulnes.
Don José se responsabilizó de la explotación de los cortes de las cuencas de los ríos Jataté, Chocoljá y Santo Domingo y del arreo de las trozas por los ríos Lacantún y Usumacinta. Tras más de 30 años en puestos de responsabilidad en 1912 regresó a España.

En su Riocaliente natal D. José en 1906 encargó al maestro de obras Tomás González, natural de Nueva, la construcción de esta casa cuyo nombre “Entregual” significa entre aguas al ser la zona muy húmeda .Fue su residencia de veraneo hasta que se instaló definitivamente en ella en 1912. Se casó con su sobrina Ramona Villanueva Bulnes con la que no tuvo hijos. Murió en Santander en un viaje de regreso a México, en cambio su mujer falleció en ella. Por herencia pasó a sus sobrinos, hijos de un hermano y  una hermana de Ramona. Posteriormente fue vendida a Antonio Palau Fernández, nacido en La Bañeza el 30 de abril de 1914, polifacético artista y pedagogo ya que entre otras cosas fue maestro nacional, doctor en Derecho, escritor, pedagogo, pintor y escultor de enorme prestigio. Publicó el estudio artístico «Espíritu y técnica del color y la forma» y una «Guía Monumental y del Turismo de Asturias». En 1992 se le concedió la Cruz de Alfonso X el Sabio y falleció en Oviedo el 23 de junio del 2001, cuando contaba 87 años de edad. En la actualidad la casa pertenece a sus descendientes.
Fuentes principales: 
“Una arquitectura de distinción” de Marta Llavona Campo
Artículo en Lne “Canuto Bulnes, en laselva Lacandona”  de Ignacio Gracia Noriega











En estas fotografías antiguas de La Fototeca de Asturias aparece un José Bulnes, no puedo asegurar  que se trate de la misma persona.
 El gobernador del Estado  de Tabasco General Abraham Bandala Patiño y José Bulnes presidente del Consejo del Ferrocarril Central Tabasqueño
En el reverso de la fotografía aparece manuscrito "Mister José Bulnes"

2 comentarios:

  1. Precioso el relato sobre la familia y sus peripecias en México, muy detallado como siempre. Me comentaron que la casa está bien conservada por dentro, pero nunca pude verla. Esta zona de Riocaliente es muy interesante, merece la pena visitarla. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vienen fotografías del interior en el libro de Marta. Me comentaron que en el interior se utilizaron las maderas nobles que trajeron de México y que todavía se conservan. Gracias Alejandro.

      Eliminar