jueves, 19 de noviembre de 2015

321.- CASA DE DON RAIMUNDO CIFUENTES - EL CARMEN-MORU (RIBADESELLA)

La casa se construyó en 1904 para Raimundo Cifuentes Llano, hermano de Ramón Cifuentes y propietario de su vecina “Villa Rosario”. Emigró también a Cuba donde es de suponer que trabajó en los negocios familiares. Al igual que su hermano participó allí en el ejército ya que en 1908 se le concedió el retiro de Comandante de Voluntarios en Cuba. También a principios del siglo XX aparece su nombre como propietario del Cafetal Nuestra Señora del Carmen de Bocalandro en San José de las Lajas hoy sede de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos de La Habana. Ya en Ribadesella se le menciona como vocal del partido republicano de la localidad a lo largo de los años 1904 y 1905. Se casó Josefa Álvarez siendo padres de catorce hijos, uno de ellos Leandro fue apoderado hasta 1922 de la fábrica Partagás. Alrededor de 1930 D. Raimundo y su esposa regresaron a Cuba con sus hijos por lo que vendió esta casa a su hermano Ramón y tras el fallecimiento de éste la propiedad pasó a su hija Estela Cifuentes Toriello casada con Antonio Llano sobrina de D. Raimundo.
Fuentes: 
Leandro nieto de D. Raimundo
www.jaberni-coleccionismo-vitolas.com/1C.5.12_Ramon_Cifuentes_LLano.htm
"UN LUGAR QUE LATE" Texto: Lídice Gissely Fernández Espino 






D. Ramón Cifuentes Llano y su sobrino Leandro R. Cifuentes

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Raimundo y su esposa,Josefa Álvarez,tuvieron catorce hijos. Ellos son mis abuelos paternos. Alrededor de 1930 regresaron a Cuba con sus hijos. Él le vendió su casa a su hermano, Ramón. De ahí la casa pasó a manos de su hija, Estela.

    ResponderEliminar
  4. Otro punto que quiero aclarar. La finca Nuestra Señora del Carmen era de mi bisabuela, Doña Mercedes Álvarez Labastida. Su padre, Don Sabino Álvarez, le obsequió esa propiedad a
    Mercedes cuando ésta enviudo. Dicha propiedad pasó a manos de sus hijas. Tres de ellas le compraron la parte que le pertenecía a mi abuela, Josefa Álvarez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Leandro, en unos días modifico la entrada.

      Eliminar