domingo, 15 de enero de 2017

334.- QUINTA BANGO - JOVÉ (GIJÓN)

Álvaro Bango León nació en el año 1867 en Ambás (Carreño) en el seno de una familia de modestos labradores. Sus hermanos fueron María, Josefa, José (Ambás, 1869-1941) y Tomás. Los más conocidos fueron Álvaro y José que con 17 y 15 años respectivamente emigraron a La Habana (Cuba) donde tras tres décadas regresaron enriquecidos a Asturias siguiendo caminos diferentes. José se dedicó a la política llegando a ser diputado provincial (en el año 1917 por parte del Partido Reformista de Melquíades Álvarez), promotor del Sindicato Agrícola de Carreño, alcalde de Carreño, presidente de la Federación Agrícola Asturiana entre 1911 y 1921 y miembro de la logia masónica Jovellanos. Álvaro continuó con los negocios comprando abundantes propiedades en Gijón donde se instaló. Ambos fueron muy generosos con su Carreño natal contribuyendo en la financiación de las escuelas y el cementerio local.
Álvaro Bango León se casó con Eulogia Escacho Álvarez (Jove, 1884-1973), que de soltera había sido maestra en San Andrés de los Tacones. Tuvieron tres hijos: Álvaro (1913), José María (1916) y Evaristo Luis Bango Escacho (1919) nacidos los tres en Jove. El primero murió muy joven, antes de la Guerra Civil, y José María murió en la contienda, a los 21 años, en septiembre de 1937.
El más pequeño, Evaristo Luis nació el 21 de junio de 1919 y al morir su padre en Gijón en el año 1933 y sus hermanos se convirtió en su heredero. Estudió en la Escuela de Comercio, él se encargó de conservar y ampliar su patrimonio debido a su buen ojo para los negocios, aunque fue uno de los damnificados por la estafa de Gescartera. Invirtió en inmuebles (edificios en la calle Corrida o el paseo de Begoña) y fincas en Jove, Carreño y Villaviciosa, entre otras.
Evaristo Luis nunca se casó ni tuvo hijos. Años después de la muerte de su padre, decidió trasladarse con su madre hasta esta casa que había sido su residencia de verano: la Quinta Bango, en Jove. En la quinta familiar transcurrió su vida, vivió de forma sencilla y apenas sin relacionarse con la gente, no siendo un hombre de gustos ni aficiones caras. Cuando empezaron las obras de urbanización de El Lauredal se trasladó a un chalé en Somió donde murió el 9 de mayo de 2006 a los 86 años. Legó su inmenso patrimonio (podría superar los 30 millones de euros) a la Asociación Gijonesa de La Caridad, sorprendiendo a propios y extraños, con el mandato de que todo su legado se destinase a construir una residencia para ancianos sin recursos. El dinero y los activos financieros están bloqueados en un fondo suizo contra el que todavía pleitean hoy sus herederos.

La casona fue construida a finales del siglo XIX como quinta de recreo, fue propiedad de los García Jovellanos, Los Costales, la familia Bango Escacho y en la actualidad de Funerarias Noega donde ha instalado un tanatorio. Está ubicada en una parcela de gran superficie situada en el barrio de Jové cerca del parque El Lauredal. La vivienda principal presenta un volumen sencillo de planta rectangular, con la singularidad de tener adosada una capilla que destaca por su tamaño. Las fachadas del edificio principal fueron construidas con ladrillo caravista, con dos grandes galerías de carpintería de madera en dos de su fachadas. El conjunto incluía un excelente cierre de la finca con un muro de mampostería y portón de acceso metálico, en su interior existe un amplio jardín en el que destaca una torre-cenador con influencias del estilo ecléctico.

El grupo impulsor del proyecto del tanatorio ha realizado un gran esfuerzo, para rehabilitar y recuperar los elementos decorativos y constructivos originales. Elementos, detalles y símbolos significativos conservados en los interiores y en todo el conjunto.
Fuentes: El Comercio, La Nueva España, Funerarias Noega y Catálogo Urbanístico de Gijón.

















“…el escudo que aparece en el exterior de la capilla es del siglo XVII. El blasón, labrado en piedra, está dividido en cinco cuarteles, que acogen las armas de las familias: 1.º Jove, 2.º Hevia, 3.º Valdés (escusón), 4.º Miranda y 5.º Labandera. Se timbra con un yelmo plumado que mira a siniestra, sobre pergaminos recortados y enrollados, asemejándose al que hallamos en el palacio de los Jove-Huergo.”
Fragmento de: 
INVENTARIO-CATÁLOGO DE CAPILLAS POPULARES Y SEÑORIALES EN EL CONCEJO DE GIJÓN (ASTURIAS) de María Prieto Vergara

Antes de la reforma




El depósito ya no existe

Foto: http://www.funerariasnoega.es/

1 comentario:

  1. Una entrada muy completa y muy interesante. La foto antigua me hizo recordar cómo era antes de la rehabilitación esta finca que casi tenía olvidada. Un saludo.

    ResponderEliminar