domingo, 9 de diciembre de 2012

274.- CASA COLLADO - BORINES (PILOÑA)


Ángel Collado Fuentes emigró a Cuba, trabajando en la compañía CRUSELLAS de La Habana donde llegó a ocupar un alto cargo. Se casó con Cecilia Fernández que era mayor que él y con la que no tuvo hijos, en cambio si tuvo un hijo, llamado también Ángel, con una empleada de la fábrica al que reconoció ya en su vejez. La casa fue mandada construir en 1.925 por su cuñado Agustín Fernández Marina, que también había sido indiano, y solamente era utilizada en los periodos vacacionales. D. Ángel al jubilarse se instaló definitivamente en ella, en la que permaneció hasta su muerte. La casa fue heredada por su hijo y una sobrina, quedando definitivamente en manos de éste tras el fallecimiento de su prima. La casa, situada en el barrio de La Infiesta de Borines, lleva años abandonada.







Acuarelas de J. MARGOLLES
 

 http://www.todocoleccion.net/balneario-borines-asturias-vista-general-establecimiento~x33273587
http://www.clubrural.com/pueblos/asturias/borines/fotos/balneario-de-borines_10297

http://www.palabranueva.net/contens/1009/000104.htm
Foto: http://www.crusellasandcompany.com/about.html
 http://www.havanacollectibles.com/1920s-cuba-jabon-candado-sign/
http://www.galeriacubarte.cult.cu/g_obraexpo.php?item=1896&tema=103&tipo=&page=17&lang=sp

8 comentarios:

  1. Menudas vistas debe tener la casa, de morirte. Y en la segunda foto lo que se ve en primer termino es un edificio del antiguo balneario de Borines, quizas el hotel o fonda, ahora está la embotelladora del agua mineral del mismo nombre. El entorno es precioso pero el manantial no tiene mas aprovechamiento ahora que al agua embotellada y creo no equivocarme que solo para hosteleria, pero no se fijo.
    La casa no es que sea una belleza, pero el sitio es como para sentarte en la galeria y quedarte para ver pasar el dia, haga sol o llueva.Por cierto, la foto nº 8 es una pasada, te doy un diez.Besazo.
    Ah, y cual es mi premio por ser la segunda comentarista despues del mismisimo jefe?Un viajecillo a la Polinesia? (por pedir...)

    ResponderEliminar
  2. He añadido a la entrada dos fotografías antiguas del balneario, en la primera de 1.913 no existía la casa y en la segunda si. Totalmente de acuerdo contigo en que las vistas son lo mejor de la casa. La foto 8 es una acuarela de J. Margolles por lo que has perdido el premio del viaje a la Polinesia, tendrás que seguir participando para el próximo sorteo y si te toca "por pedir" me apunto.

    ResponderEliminar
  3. Las vistas desde el casetón del ático de las montañas nevadas del Manto de Ponga al atardecer, en ivierno y con calefacción, serían una “pasada”, aunque creo que los Picos de Europa pueden estar algo tapados desde la casa. Esperemos que sean lo suficientemente tentadoras para que algún día alguien acometa la restauración y la casa no se arruine hasta el grado en que lo está la cercana Villa Herminia.
    ¿No resulta llamativa la frecuencia con que estos indianos no tenían descendencia directa? No sé si tendrá que ver los nada extraños matrimonios endogámicos, la edad relativamente madura de muchos indianos que se casaban después de haber hecho dinero o que otras causas los podían explicar. Esta falta de herederos directos es origen de muchas de las ruinas de estos edificios.
    En otro orden de cosas, yo también quiero mi pequeña cuota de participación en el sorteo del viaje a Polinesia. No en vano, aunque a gran distancia de la segunda y muy poco por encima de la cuarta, soy el tercero en aportación de comentarios al blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con estos dos últimos comentarios has subido en el ranking, aunque lo del sorteo habrá que dejarlo para otra ocasión, ya que últimamente a los funcionarios no nos sobra el dinero. Lo de la descendencia de los indianos nosotros también lo hemos comentado a menudo en los mismos términos que tú.
      Si las vistas de esta casa son espectaculares las de la tuya no desmerecen.
      Un saludo y espero que hasta pronto.

      Eliminar
  4. Nada, Gallu, que yo por pasarme de frenada y tu por la crisis, nos quedamos sin Polinesia. Como decia aquel anuncio de hace años: "Bora-Bora? Jeje,os quedais en Camping-camping...". Pues eso.
    En cuanto al tema de la falta de descendencia de muchos indianos, yo creo que aciertas en ambas cosas, el indiano cuando llegaba a América lo primero era hacerse con una posición y trabajar dia y noche, asi que no tenian tiempo de noviazgos. Cuando alcanzaban en mayor o menor medida un cierto desahogo económico era cuando pensaban en boda y para entonces ya eran talludinos y muchos castigados por la dureza del trabajo, enfermedades tropicales o venéreas, etc., y ademas hay que tener en cuenta que antes, un hombre de 40-45 años ya se consideraba mas bien madurillo. Si a esto se añade matrimonios entre tios y sobrinas y otros grados de parentescos y la falta de solución de problemas de esterilidad que hoy tendrian un fácil tratamiento, pues yo creo que se entiende bien. Pero no se que te diga de lo que comentas de que muchas casas estan en ruina por la falta de herederos directos. Cuantas de ellas tambien estan abandonadas por el "exceso" de descendientes y la falta de acuerdos entre ellos...asi que unos por otros, la casa sin barrer y en ruinas.

    ResponderEliminar
  5. Mariam: En efecto, la inflación de herederos también es causa frecuente de ruina. En una ocasión visité una casona tradicional en venta de unos 200 años de antiguedad y era de .... ¡65 herederos! Uno de ellos, muy entusiasta y ante la pena que le producía la creciente ruina de la casa, consiguió organizarlos, con trámites notariales y todo. Cuando fijaron el precio era bastante atractivo, pero la crisis les cogió a contrapie, y creo que no se ha vendido todavía, mientras la ruina avanza cada vez más. La inflación de herederos también tiende a encarecer las casas, porque todos quieren sacar un "piquín". En una ocasión, un vendedor inmobiliario me dijo que el precio de una casa antigua dependía del número de herederos: 90.000 € si había un solo heredero; 180.000 € si había dos; 270.000 € si había tres; y así sucesivamente.

    ResponderEliminar
  6. Me he alegrado mucho de encontrar esta entrada! Soy la hija de José Ángel Margolles, el autor de las acuarelas, y tataranieta de uno de los empleados de la perfumería Crusellas, Victoriano Martino. Sabía que había trabajado en el negocio de perfumería de los Collado, pero llevaba muchísimos años intentando encontrar el nombre, que mi abuela ya había olvidado, y fíjate por dónde me habéis resuelto la duda :) ¡Muchísimas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustan mucho las acuarelas de tu padre y me alegro que te haya servido el blog para recordar el nombre.Como mantienes relación con Borines quizás me puedas aclarar si alguna de las casas que rodean a la iglesia es de indianos y con qué nombre se las conoce.
      Un saludo

      Eliminar