domingo, 24 de enero de 2010

44.- PALACIO DE SANTA ENGRACIA O DE MENDOZA CORTINA - PENDUELES (LLANES)

Francisco Mendoza Cortina (1.815-1.880), natural de Pendueles, marchó a México en 1.835 donde hizo fortuna con explotaciones agrícolas y actividades comerciales. A su regreso en 1.859 se instala en Madrid dedicándose como en México a los negocios y también a la política. No pierde el contacto con Llanes realizando importantes obras de carácter social y benéfico. Él comenzó la adquisición de terrenos para ampliar la casa original. Al fallecer sin descendencia, su sobrino Gabino Mendoza Fernández (1.843-1.887) hereda sus bienes así como el título nobiliario de Conde de Mendoza Cortina. Éste contrajo matrimonio con Fernanda Dosal Sobrino, miembro de una de las sagas de emigrantes llaniscos más importantes. Fue Gabino quien amplió y mejoró la casona, realizando una transformación definitiva de ésta en torno a 1.885. Le añadió, entre otras cosas, los dos cuerpos laterales recubiertos de magnificas galerías de hierro y cristal poco habituales en la época. Tras su muerte, su hijo mayor Francisco heredó el título y su hija Fernanda casada con Fco. Javier Jiménez, Conde de Santa Engracia, supongo que heredaría este palacio, de ahí el nombre de Palacio de Santa Engracia. En la guerra civil fue un hospital. Hoy en día esta totalmente destruido como se aprecia en las fotos. Parece ser que los constructores de las viviendas levantadas en sus terrenos debían restaurarlo pero pasan los años y sigue cayéndose.
http://www.llanes.as/cla/mij/mj095.htm












2 comentarios:

  1. Primero decir que me encanta este blog.
    En verano pude ver muchas casonas por Asturias y entre ellas, este palacio (de pura casualidad). Preguntamos por él a los trabajadores de un bar cercano, ya que me llamó muchísimo la atención, y me comentaron que quisieron hacer un parador o algo así y que lo iban a demoler, pero la cosa se paro y por eso hoy falta la parte central...
    Por supuesto me dio mucha pena su estado y su amago de destrucción, si es que fue así.

    ResponderEliminar
  2. Lo descubrí hace más de 20 años, aun podía apreciarse su explendor. Si comparo las fotos que hice, con lo que queda dan ganas de llorar.

    ResponderEliminar